2/18/2007

MIRANDO A LAS ESTRELLAS

Hoy nuevamente, contemplando el anochecer desde mi ventana, vuelvo a escribir una carta para tí, y a pesar de saber que nunca te llegará, se que tú desde tu estrella la podrás leer y te gustará.
Siento una dulce paz, me siento extraña, mirando la luna cuya luz atraviesa mi ventana y me embriaga de esa dulce sensación de calma, ojalá pudieras a mi lado estar, ojalá pudieramos nuevamente juntos contemplar un nuevo amanecer.
Estoy sola, pero siento tu presencia muy cerca de mi, tu imagen se refleja en la luz que la luna derrama sobre mi ventana, y el viento cálido de la noche me acaricia suavemente como si fueran tus manos, mantengo intactos mis recuerdos, y si pudiera pedirle a una estrella un deseo en una noche cualquiera le pediría volver a estar contigo, le pediría simplemente que nunca te hubieras ido, y de nuevo tendría una esperanza, pero sé que tan sólo es un sueño, porque mirando a las estrellas podría pedir mil deseos, y siempre todos me llevarían a ti, a tu recuerdo, porque en mis sueños siempre estás tú.
Sé que nuevamente amanecerá y con la llegada del sol se marcharán las estrellas y la luna se esconderá, y aunque te seguiré queriendo desde lo más profundo de mí corazón, volveré a mirar al frente, caminaré despacio pero firme sin mirar atrás, levantaré el vuelo una vez más y seguiré viviendo, más cuando la noche caiga nuevamente desearé que vuelvas, seguiré aquí, esperando amaneceres....

Mirando a las estrellas...

8 comentarios:

J. Úbeda dijo...

Se siente paz leyendo esto. Muy bueno.

IGNACIO dijo...

Es curioso como nos refugiamos en las pérdidas mirando el cielo, y esperando nuevos amaneceres, señal de que queremos seguir vivos.

Un abrazo nocturno.

Oski dijo...

El cielo nos recuerda momentos, sentimientos, sobre todo de noche que es cuando más afloran en parte para evitar que nos durmamos y olvidemos que alguna vez, en algún lugar, nosotros también fuimos parte de las estrellas.

Un saludo

seilgard dijo...

Preciosa carta a la esperanza, dimensiones de unos sueños que noche tras noche escriben el camino de nuestro perenne amanecer.

Besos de calidez para tus estrellas

celemin dijo...

La noche también nos arrulla para que podamos dormir y soñar...

Algo que escribí hace tiempo

Tanhäuser dijo...

Que el destinatario de esta carta se sienta tan feliz como nos has hecho sentir a nosotros.
Saludos

Carmen dijo...

Me encanta la forma de describir esa parte tan especial que se queda con nosotros, yo también creo que las estrellas esconden secretos.

alma dijo...

Siempre he sentido que escribir cartas, aunque sean mentales, es muy terapéutico.