8/13/2008

GRACIAS!!!


Hoy quiero daros las gracias..................

Gracias a todas las personas que me animaron, me apoyaron, me hicieron sonreir.
Gracias a mi madre, por estar en todo momento a mi lado sin dejar de sufrir, pero sin demostrarlo. "TE QUIERO"
Gracias a mi hermana por estar !!AHI!!, en los buenos y en los no tan buenos momentos, por darme su cariño, su compañia, por regalarme su tiempo.
Gracias a mis hijas, a mis otros dos hermanos, tios, sobrinas, a toda la demás familia, que aunque estaban lejos, no me han dejado ni un segundo.
Gracias a mis amigos, vecinos, porque me demostraron lo mucho que me aprecian.
Gracias a todos, porque en los momentos críticos de tu vida, te das cuenta quien está AHI y quien NO.
Gracias de todo corazón.................os quiero!!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

SACRII!
QUE PASA JEFECILLA,CUANDO HE LEIDO EL ESCRITO SE ME HAN PUSTO LOS PELOS DE PUNTA,ES MUY BONITO,AHORA QUE SE K TIENES BLOG YA NO ME ABURRIRE TANTO JAJA.HOY NO HAY NADA DE FAENA, WNO NO ES RARO K NO HAYA FAENA JEJE, SE ME HACE RARO HABLAR ASI CONTIGO TENIENDOTE AL LADO JAJA.WNO SILES NOS VEMOS POR AQUI. UN BESOTEEE!!
SANDRA

Anónimo dijo...

¡Que suerte! poder dar gracias por todo el cariño que has recibido. En mi caso he vivido tal presión por parte de mis padres durante toda la vida, que lo único que deseo es decir: ¡dejadme vivir en paz!. Con 8 años, me obligaban a ir a comprar los sábados con un carro y tenía que hacer las camas de los camareros que teníamos contratados. Con 11 años, me obligaron a estar detrás de una barra sirviendo cafés y cubatas a mediodia y por las tardes. también durante muchas noches, como la de fin de año y días enteros por la fiesta mayor, navidades y verano. Entre los 14 y 16 hacía yo sóla las 18 habitaciones con baño, encontrándome de todo ya que teníamos durmiendo a muchas prostitutas. A partir de los 16 y hasta los 23 les llevaba un negocio entero, un hostal en la costa: Limpiaba las habitaciones, servía comidas, cenas, hacía de recepcionista, llevaba la contabilidad, realizaba todas las facturas: desde semana santa hasta septiembre era un trabajo diario sin descanso. De septiembre a semana santa, lo teníamos todo ocupado de lunes a viernes y los fines de semana podía descansar, siempre y cuando me fuera a visitar a mi hermana, ya que no había practicamente nadie. Durante todos estos años no me pagaron, ni me aseguraron. En tres ocasiones quise marcharme. La primera, dió como resultado que me dejaran sacar el carnet de conducir, la segunda, me compraron un coche de segunda mano y la tercera, mi padre decidió darme 30.000 ptas mensuales a escondidas de mi madre, ya que ella no quería darme nada, pero ya era tarde, había decidido marcharme de verdad. Así que esas 30.000 ptas duraron bien poco, por no decir nada. Suerte que me daban propinas, con las que pagaba mis gastos. Me fuí a Londres, allí pagaba mis gastos con lo que ganaba con mi trabajo en un Hotel. Al volver, mis padres habían traspasado el hostal y vivían en Barcelona. Por suerte, encontré un trabajo y me exigían que les dieran 15.000 ptas mensuales hasta que les dije que me quería casar y que necesitaba el dinero para mí. Mi padre no quería aceptar que dejara de pagarles, a pesar de que no lo necesitaban. Hubo una gran discusión pero dejé de dárselas.

Por desgracia para mí, estando casada he tenido que recurrir a mis padres por problemas económicos. Tuvimos un negocio que fué muy mal y el resultado fué que el banco nos cedió dinero a cambio de hipotecar una propiedad de mis padres. Por otro lado tuve que suplicar que mis padres nos cedieran dinero en efectivo. Finalmente nos lo dejó pero tuvimos que redactar un escrito ante gestor en donde nos comprometíamos a devolverlo todo en un tiempo determinado, de lo contrario nos denunciaria. Cerramos el negocio y no lo hemos podido devolver.

Ha pasado el tiempo, lo hemos pasado muy mal. Tengo 3 hijos y nos faltó la comida durante bastante tiempo, pero gracias a la cruz roja podíamos ir combinando pasta, galletas, leche en polvo y aceite con lo poco que podía comprar. Tuvímos que vender el piso por no poder pagar la hipoteca y nos fuímos de alquiler.

En ese momento, mi padre sólo estaba preocupado por cuando le devolveríamos el dinero. (que no necesitaba)

Tras unos tres años de alquiler pudimos comprar un piso gracias al aval de mi hermana mayor. Hace tres años que vivimos en esta propiedad. Hemos dado siempre preferencia al pago de la hipoteca de la propiedad de mis padres, pero nos cuesta el día a día ya que vamos trampeando como podemos.

Mi padre sabe los gastos que tenemos pero se ha dedicado a exigir la devolución de lo que le debemos, sin que les haga falta. En la última ocasión practicamente nos ha tratado de ladrones y se dedica a exagerar los hechos y ha inflar la cabeza de mis dos hermanas quienes tienen una idea deformada de los hechos y que nos hace mucho mal.

Podría escribir más detalles, pero no vale la pena...tampoco cambiaré nada. Esto me ha servido para desahogarme, ya que es lo único que puedo hacer.

Así que te envidio, tienes a los tuyos que te quieren, mientras que a mí sólo se me ha exigido que trabaje y que devuelva. Me han desgraciado la infancia, la adolescencia y no me dejan vivir en paz mi matrimonio.

havier dijo...

Mujer, la de esos besos, la de esos largos besos,
la de esos besos breves, húmedos y calientes,
la del regocijado sonreír en la sombra
que iluminó la vaga blancura de sus dientes:
la de la casa humilde, con ventanas humildes,
en la calleja oscura, soñolienta y callada:
la que entre beso y beso me lo decía todo,
aunque entre beso y beso no me decía nada:
la del mirar risueño, la del reír risueño,
la del querer ardiente, violento y extenuante;
la que vivió conmigo, con nosotros, con ella,
esa noche de amor corta, como un instante;
la que turbó el solemne silencio de esa noche
con la voces amargas y dulces del pecado;
la que dejó en mis brazos, en mi ser, en mi vida,
eso que es el recuerdo de que nos han amado.
Gracias, mujer, la inquieta, la de este pueblo quieto,
la de la esa noche alegre, porque tú la alegrabas;
gracias, la de los rojos besos interminables,
por esos besos rojos e interminables, gracias!

(Romeo Murga)

Con las palabras de Romeo Murga te doy a ti las gracias por ser como eres.

Besos ibicencos

Anónimo dijo...

Hace días que no escribo, hacia días que no escribías. Hoy por casualidad entro y encuentro.....
Todos estamos de celebración, le damos gracias al tiempo por pasar, por dejarnos recuerdos en ese baul que de vez en cuando abrimos en nuestra memoria y vemos imágenes que quisieramos borrar, otras las recordamos con cariño pero la mayoria, son los momentos que sirvieron para unirnos y fundirnos en uno sólo. El dolor era "nuestro" dolor, la angustia era de todos, las risas (que hubieron muchas) sinceras y el amor se repartió a grandes dosis (casi tanto como los palmitos y el salmón, ja,ja,ja)...

Tienes razón, tenemos una gran familia, que lejos de hipocresias, estamos, cuando y dónde hay que estar. Por eso me felicito, porque tu familia es MI familia.

Anónimo dijo...

SACRIII!!!!
FELICIDADES!!!
QUE COMO VAN LAS VACACIONES?POR AQUI TODO IGUAL DE ABURRIDO JEJE!
WNO SOLO ERA PARA FELICITARTE PORQUE ME HACIA ILUSION, SPERO Q TE LO PASES MUY BIEN HOY I EN TU VIAJE.NOS VEMOS A LA VUELTA. UN BEXITOOO!
SANDRA
29/08/2008

celemin dijo...

Tanto agradecimiento suena a despedida....